En todos los casos acabados de citar el coste humano de producir la sincronización es el factor crítico que puede impedir la aplicación de esas técnicas, incluso aunque su beneficio no se limite a la finalidad directa, sino que incluya también la explotación posterior de dichos materiales en el ámbito de la docencia.